«Ir a la moda», ese concepto resulta tan complicado como dudoso. Cada una de nosotras dependemos de nuestro tipo de cuerpo, de las tendencias y sobre todo de los gustos personales.

No a todas, por más que nos empeñemos nos queda bien lo mismo, debemos tener en cuenta el tejido, el estampado, color o accesorio a la hora de vestirnos. Vamos a darte una serie de consejos que seguro que te guían a la hora de elegir la prenda que más te favorece, que te hará destacar, o por el contrario, hará que pases desapercibida.

Lo primero de todo y como no, lo más importante, es conocer tu cuerpo. Si no sabes que forma o silueta tienes es difícil escoger un look que te favorezca y haga resaltar lo mejor de ti. ¡Vamos allá!

Silueta en forma de rectángulo

Los hombros y las caderas están totalmente alineados formando un rectángulo, dejando la cintura poco marcada.

El punto clave a utilizar en esta figura es resaltar unas «falsas curvas» y potenciar la cintura. Usaremos prendas que acentúen la cintura, añadiendo detalles como cinturones, y así dar una sensación de forma de reloj de arena.

Silueta manzana o redonda

Son los cuerpos con curvas, de cintura poco marcada y con «barriguita».

Aquí siempre cometemos el mismo error, u optamos por prendas muy estrechas o muy anchas, lo cual es un error absoluto. Enfócate en buscar tu talla ideal, ni mas ni menos, al final la talla sólo es un número o una letra que no debe incomodarnos. Tampoco creas que debes usar colores oscuros, ¿por qué si tenemos más curvas no podemos usar colores? Como consejo lo que si tienes que evitar son los tejidos rígidos, muy brillantes o gruesos.

Escoge prendas como las camisetas o blusas con escote en V, estampados lisos o discretos y pantalones rectos o de campana.

Silueta en forma de reloj de arena

La silueta que a todas nos gustaría tener (envidia sana). Estos cuerpos son los que los hombros tienen armonía con la cadera, y que además, cuentan con una cintura estrecha y marcada. Un cuerpo perfecto, vaya.

Las prendas que le sentarán como un guante serán los vestidos largos o cortos con vuelo, los jeans skinny (estrechos), faldas ajustadas y camisetas o blusas holgadas.

Silueta triángulo o pera

Es cuando nuestro cuerpo tiene las caderas un poco más anchas que nuestros hombros o pechos.

Te recomendamos, en este caso, mangas fruncidas, escotes barco o abiertas y chaquetas con solapas u hombreras para crear una estructura más armónica. En la parte inferior utiliza ropa que marque la cintura, evitando los colores intensos y olvídate de los complementos en las caderas.

Decántate por los vestidos en forma de campana, aquellos que tienen vuelo en la parte inferior, pantalones de tiro alto y chaqueta de corte medio, a cintura. Puedes añadir al look unas sneakers.

Silueta triángulo invertido

Hombros más anchos que las caderas.

Lo primordial es dar equilibrio a la silueta, y cómo, eligiendo tejidos con volumen, estampados llamativos y añadir complementos que centren la atención en la cadera. Evita los colores neutros en las partes inferiores, las rayas o las prendas estrechas.

Te favorece: los pantalones de pata de elefante o pinzas, faldas plisadas o vestidos que tengan la cintura marcada. Si optas por los pantalones de pata de elefante te aconsejamos que uses unos tacones, siempre harán que te estilice mucho más.

Como últimos consejos, tengas el cuerpo que tengas, usa el largo de faldas y vestidos que terminen a la altura de la rodilla, los colores neutros siempre disimulan ciertas partes de nuestro cuerpo, no te quieras poner todos los accesorios y complementos ya que puedes arruinar el look y ten en cuenta que los pantalones rectos son los que favorecen a todo tipo de piernas.

¡Hasta la próxima!

Abrir chat